lunes, 24 de julio de 2017

Mercedes Sosa - Con sabor a Mercedes Sosa



Con sabor a Mercedes Sosa (1968) se diferencia de sus primeros álbumes en que incluye canciones populares, tales como: La añera, Vallecito, Al jardín de la República, Luna tucumana, Criollita santiagueña y Viva Jujuy. Las versiones son muy buenas. Participan del disco: el maestro Ariel Ramirez en piano y Tito Francia en guitarra. Como bien señala Eduardo Lagos en la contratapa, la música de Mercedes Sosa es una "empecinada conversación con la tierra".****1/2

lunes, 17 de julio de 2017

Mercedes Sosa - Hermano



Hermano fue editado en el mismo año de Yo no canto por cantar... (1966). La voz de Mercedes Sosa suena espléndida. Está acompañada por guitarras y un bombo incidental. Se extrañan las soberbias cuerdas incluidas en el álbum citado. Suele mencionarse Tristeza, de los hermanos Núñez, pero en rigor todo el programa es variado y cohesionado a la vez, altamente consistente, eligiendo un repertorio poco visitado. Me gustan: Para mañana, de José Ramón Miérez, y Esto azul, de Hamlet Lima Quintana y Eduardo Aragón, entre otras. El canto como testimonio. Retrato de vida. Acompañamiento de alegrías y penas.*****

lunes, 10 de julio de 2017

Mercedes Sosa - Yo no canto por cantar...



La historia es bien conocida: en el año 1965, enmarcado en el Movimiento del Nuevo Cancionero y en el "boom del folklore argentino", a pesar de la negativa de la comisión directiva del Festival, Jorge Cafrune invita a Mercedes Sosa a subir al escenario mayor de Cosquín. Ella canta Canción del derrumbe indio, del compositor también tucumano como ella, Fernando Iramain, acompañada sólo por su bombo, y recibe una calurosa aceptación por parte del público presente. Es su consagración. En 1966, publica Yo no canto por cantar..., tercer disco de la gran cantante, primero para la discográfica Philips. Las composiciones tienen un contenido político (en una edición posterior Tonada de Manuel Rodríguez fue sustituida por Ki Chororo) y el sonido añade el uso de la cámara reverberante. Son memorables, entre otras, la Zamba para no morir, con letra de Hamlet Lima Quintana y música de Ambrós y Rosales, junto a la guitarra de Tito Francia, la Zamba azul, con letra de Armando Tejada Gómez y música del propio Francia, y Mi canto es distancia con letra de Oscar Matus y música de Rafael Paeta, ambas con acompañamiento de piano, guitarra y cuerdas. Yo no canto por cantar... es una celebración al canto que acompaña el dolor de un pueblo vencido o el sufrimiento del trabajador de la tierra.*****

sábado, 8 de julio de 2017

Astor Piazzolla/Gerry Mulligan - Reunión cumbre



Grabado en 1974, Reunión cumbre, o Summit, como se lo conoció en los Estados Unidos, es el resultado de las sesiones que convocaron a Astor Piazzolla y a Gerry Mulligan, el más reconocido saxofonista barítono que ha dado el jazz, quien participara del Birth of the Cool (Capitol, 1957) de Miles Davis y tuviera su propio exitoso cuarteto sin piano junto al trompetista Chet Baker. El rango bajo del barítono funciona de maravillas con el carácter triste, melancólico, nostálgico del tango y Mulligan parece entender ese sentimiento a la perfección y trasladarlo a su interpretación en el disco. También hay espacio para piezas con mucha energía donde el saxofonista se adapta bien, mas no sin esfuerzo según cuentan, a la compleja escritura contrapuntística de Piazzolla, un lenguaje nuevo para él.*****

miércoles, 5 de julio de 2017

Astor Piazzolla - Libertango



Libertango es una de las piezas más populares de Astor Piazzolla y una de las que le diera mayor reconocimiento. Fue grabada originalmente en 1974 para el álbum del mismo nombre con una formación integrada por músicos italianos incluyendo cuerdas. El disco contiene sólidas composiciones, entre ellas una versión de su mayor obra: Adiós Nonino, donde sobregraba su bandoneón y concluye con un solo de órgano. Un tema sobre el cual Piazzolla dijo que siempre intentó escribir uno mejor y no pudo.****1/2

lunes, 3 de julio de 2017

Astor Piazzolla - Suite Troileana/Lumière



El álbum Suite Troileana/Lumière está compuesto por la Suite Troleana, que ocupa el lado A del original vinilo, dedicada al bandoneonista y mentor Anibal Troilo, fallecido en el mismo año de la grabación, 1975, e incluye cuatro movimientos que corresponden a los cuatro amores de Troilo, y Lumière, la banda de sonido de la ópera prima de la directora y actriz francesa Jeanne Moreau, incluida en el lado B. Es mi disco favorito de Piazzolla y una de sus obras magnas. Las composiciones y los arreglos tienen una inspiración única y la interpretación es exquisita (notable Antonio Agri en violín, las líneas de bajo eléctrico son también formidables, igualmente me fascina la manera en que entra la sección rítmica luego de la introducción de Piazzolla en Bandoneón). La música es muy emotiva, transmitiendo sensaciones y sentimientos de un modo que hace estremecer. Toda la obra de Piazzolla es consistente y sus discos de mitad de los setenta son magníficos. Puede argumentarse que no se ha avanzado más en el tango que lo hecho en esos años.*****

Si te gustó, mi recomendación es: Rodolfo Mederos Generación Cero - De todas maneras. Un tango renovado a partir de los aportes recibidos de otros lenguajes.