viernes, 26 de junio de 2009

Joshua Redman Quartet - Passage Of Time



Passage Of Time comienza con un soliloquio de saxo tenor en el que Joshua Redman combina notas graves con otras agudas, alternando secuencias a gran velocidad y creando un muy lindo efecto. De este mismo modo dió inicio a su presentación en Buenos Aires en 2001 en el Teatro Gran Rex, donde exhibió su maravillosa técnica y el valor agregado de tocar un sólo standard (The Shadow Of Your Smile, de Johnny Mandel). Algo que resulta atractivo de este álbum es que está concebido como una entera sesión de improvisación en la que sus temas se encuentran unidos y existe una gran interacción grupal. La banda (la misma del concierto): Aaron Goldberg en piano, Reuben Rogers en contrabajo y Gregory Hutchinson en batería, recrea las líneas melódicas ejecutadas por el saxofonista como si las deconstruyeran, variando los climas aún dentro de una misma composición, con participaciones solistas que funcionan a modo de preludios o interludios que anticipan la mayor tensión que produce el conjunto a pleno, como si se tratase de una suite; todo lo cual aporta frescura y espontaneidad, de lo que carecen muchas otras entregas de músicos que, como Joshua, suelen ceñirse mayormente a la tradición jazzística. ****

lunes, 22 de junio de 2009

Joshua Redman Quartet - MoodSwing



Moodswing es el tercer disco del saxofonista Joshua Redman y el primero en el cual todas las composiciones son propias. Dueño de una técnica prodigiosa y un sonido limpio y claro interpreta en este álbum una amplia variedad de estilos como: el blues (Sweet Sorrow), la bossa-nova (Alone In The Morning) y el funk (Headin' Home). Los músicos que lo acompañan son de los más destacados de su generación: el por ese entonces ignoto Brad Mehldau en piano (probablemente el más importante entre todos los que surgieron en los noventa en términos de reconocimiento); Christian McBride en contrabajo (Pat Metheny Trio) y Brian Blade en batería (Wayne Shorter Quartet). ****1/2

jueves, 18 de junio de 2009

DeJohnette/Metheny/Hancock/Holland - Parallel Realities live...



Me gustan las ediciones no oficiales de JazzDoor porque capturan lo que ocurre sobre un escenario sin maquillaje. En esta ocasión, se trata de un concierto que reune a un verdadero seleccionado de históricos con motivo de la presentación del disco Parallel Realities (MCA, 1990), del gran baterista Jack DeJohnette. Lo acompañan: Pat Metheny, Herbie Hancock y Dave Holland, quienes además aportan sus propios temas, en un álbum imperdible para sus fans. ****1/2

martes, 16 de junio de 2009

Miles Davis - Bitches Brew (Columbia/Legacy, 1999)



Bitches Brew es considerado por algunos el álbum más revolucionario de la historia del jazz. Creador de todo un estilo: el jazz-rock o jazz-fusion, que dominará, al menos, los siguientes tres lustros. Para otros, es el último gran disco de Miles Davis. También hay quienes opinan que ésto no es jazz. Lo cierto es que Bitches Brew, del mismo modo que toda la música de Miles, siempre innovadora, controversial, nunca pasará desapercibido. *****

jueves, 4 de junio de 2009

Fishbone - The Reality Of My Surroundings



The Reality Of My Sorroundings es una maravillosa mixtura de hard rock (Fight The Youth, Behavior Control Technician, Sunless Saturday), punk (Pressure), ska (Housework), reggae (Prayer To The Junkiemaker), soul (Everyday Sunshine), funk (Nazz-tee May'en) y más; conformando un compedio de la música negra norteamericana. La banda de Angelo Moore es vibrante, divertida y llena de energía, y en este disco alcanza su mejor forma. ****

martes, 2 de junio de 2009

Living Colour - Biscuits (Japanese Edition)



Esta es la edición japonesa del EP Biscuits, de Living Colour, que extiende a quince los temas incluidos, agregando nueve, de los cuales ocho son en vivo y uno es una nueva mezcla, que no hace honor a la original perteneciente a Time's Up, de Love Rears It's Ugly Head. Entre los integrantes de la agrupación se encuentra el primer bajista Muzz Skillings, a quien prefiero por sobre el actual, Doug Wimbish. Los temas en vivo suenan crudos y poderosos. No había banda de rock como Living Colour a principios de los noventa. ***1/2