sábado, 4 de abril de 2020

Wallace Roney - The Standard Bearer



Como su título lo indica, The Standard Bearer, tercer opus para el virtuoso trompetista Wallace Roney, a diferencia de los anteriores, contiene standards.
El álbum está dedicado a un trompetista criminalmente poco reconocido, Woody Shaw.
Semejante nivel de excelencia tocando standards, en esos tiempos, entraña hacer referencia al grupo del baterista Paul Motian y la serie On Broadway, volúmenes I-III.
El discurso musical de la agrupación es tan sobrio, ecuánime, conciso, depurado, madurado como el vino fermentado en barricas de roble para desarrollar todo su potencial.
Para estimar en su justa medida The Standard Bearer, se debe prestar atención, por ejemplo, a The Way You Look Tonight, y tener en cuenta lo siguiente: Wallace Roney y sus colegas (Gary Thomas en tenor, Mulgrew Miller en piano, Charnett Moffett en contrabajo, Cindy Blackman en batería), interpretan esa pieza, en términos de estilo, según las generales de la ley, como tantas otras versiones, pero de una forma infrecuentemente espontánea, remozada, rozagante como el despertar de un nuevo día.
¡Escuchen al saxofonista Gary Thomas arder en I Didn't Know What Time It Was!
El desempeño en las baladas Don't Blame Me y When Your Lover Has Gone, con la agrupación reducida a un cuarteto, sin Thomas, es sofisticado.
La trompeta de Roney suena magistral en Con Alma, limpia, resplandeciente, deslumbrante.
¡Escuchen el feroz duelo entre trompetista y saxofonista en la versión, a velocidad supersónica, de Giant Steps!
Loose, única composición original, significa la despedida, donde tiene lugar, convenientemente respaldado sólo por los redobles de los tambores de la fantástica Cindy Blackman y la percusión afrocaribeña de Steve Berrios, una vivificante ejecución a cargo de Wallace Roney.
A esta hora, tocando la trompeta en el cielo.*****

Allá en 1992, Wallace Roney visitó Argentina para participar de un concierto Tributo a Miles Davis, ocupando el laudable y venerado sitio de la más renombrada figura del género en una reunión de su celebérrimo Segundo Quinteto (no les puedo contar más porque, lamentablemente, no asistí a esa histórica presentación).

Wallace Roney - Verses



Verses es el primer álbum del formidable trompetista Wallace Roney, publicado por la discográfica Muse.
Siguiendo los pasos de su admirado Miles Davis (padeció el hecho de ser subestimado por ciertos críticos que consideraron su interpretación una mera copia), enseña en sus primeros discos para la mencionada casa, situados cronológicamente entre la segunda mitad de los ochenta y la primera mitad de los noventa, una visión avanzada en la recreación de los recorridos estilos post-bop y jazz modal.
Se distinguen sus endiabladas habilidades en originales propios, más una versión de Blue In Green (Bill Evans), contando con la inestimable contribución del saxofonista Gary Thomas, dotado de la inusual virtud de transformar una típica sesión de jazz trillado en otra cosa, su sola participación hace que la música suene fresca, lozana, novedosa.
La sección rítmica utilizada, tomada a préstamo de la banda de su empleador en esos tiempos, el glorioso ex baterista de Miles Davis, Tony Williams, es un lujo: Mulgrew Miller en piano (impecable, como es su costumbre), Charnett Moffett (experto ladero habitual de Wynton Marsalis en sus primeros años) en contrabajo, y el propio Williams en batería.
De hecho, el ensamble que hace su presentación en Verses es el mismo de Civilization (1987), firmado por Tony Williams, más el agregado de Gary Thomas.
Es un grupo muy sólido, consistente, moldeado, pulido, hecho sorprendente por la juventud de sus integrantes al momento de esta sesión, a excepción del fabuloso Tony Williams (39) (por su parte, grabó Out to Lunch!, el clásico de Eric Dolphy, e E.S.P., debut para el Segundo Quinteto de Miles Davis, a los 18): Roney (26), Thomas (26), Miller (31), Moffett (20).
Wallace Roney era dueño de un sonido verdaderamente diáfano, Gary Thomas llena toda la sesión de esa voz en el saxofón invariablemente febril, tórrida, tan atrayente, Mulgrew Miller tocaba apoyado en la tradición pianística en jazz y, a partir de allí, tenía la habilidad de elaborar una ejecución en una dirección avanzada, Charnett Moffett empezaba a emanciparse de la conceptualmente rigurosa égida del más famoso del clan Marsalis, lo que concretaría en sus propios discos para el sello Evidence, Tony Williams sostiene experta, sabiamente, sin el despliegue de talento y técnica exhibidos en su juventud, pero alcanzando un resultado igualmente eficaz.
El surgimiento de la agrupación de Wallace Roney tiene poco que envidiar a la rutilante aparición de Wynton Marsalis y su quinteto, en esos años.
Es digno de mencionar el virtuosismo y la musicalidad demostrados en la pieza Verses.
¡Escuchen el solo de Gary Thomas en Blue In Green: tiene expresividad, color, profundidad.
En un final a toda orquesta en Slaves, Roney y Williams se enfrentan en un desafío estimulante y caluroso, redondeando una grabación que es un testimonio en el sentido que no importa cuán conservadora sea la época, se puede tocar el viejo y querido jazz de una forma siempre diferente.****1/2

Lo dicho: 2020 es un mal año, para la comunidad internacional en general y para la hermandad del jazz en particular.
El martes 31 de marzo, a los 59 años, falleció el distinguido trompetista Wallace Roney.

sábado, 28 de marzo de 2020

Gato Barbieri - Gato



El verano terminó.
La estación que despierta todos los sentidos, todos los deseos.
El tiempo en el que todo puede pasar.
Uno quisiera que el verano dure para siempre.

La misma sensación que se tiene al escuchar a Gato tocando Mowgli.

Rara edición del saxofonista Gato Barbieri para el sello Fania, de nombre Gato, también conocida como Bahía, por el título de su primer tema, la pieza de Ary Barroso incluida, en una primera versión, en Fénix (1971), álbum originalmente publicado por Flying Dutchman. 
Pertenece a la maravillosa transición de Gato Barbieri entre el jazz latino y el smooth jazz, de principios de los ochenta, y comprende una interpretación en tenor siempre romántica, apasionada.
Por su parte, el sostén armónico-rítmico es excelente, lamentablemente no se puede apreciar como debería, un poco bajo en una mezcla que otorga completa prioridad al saxofón, a lo que se agrega que el sonido, no puedo confirmar si de esta publicación o de la grabación misma, no es el deseado, es un poco opaco, aunque se debe hacer la salvedad de que se trata de un disco compacto de 1982.
No hubo, no hay, saxofonista más caliente que Gato Barbieri.
¡Viva Gato Barbieri! ****1/2

Anacrusa - El sacrificio



En El sacrificio (1978), hay menos folklore latinoamericano y más fusión que en sus primeros álbumes (Anacrusa I-III).
Si bien subsiste el sustrato de ritmos nativos, argentinos en particular, aumenta la afinidad con subgéneros como el jazz rock y el rock progresivo.
La agrupación de Susana Lago y José Luis Castiñeira de Dios presenta unas orquestaciones e interpretación impecables, mayormente instrumental en esta oportunidad (los temas cantados tienen unas letras breves de Susana Lago bellas y sentidas), muy bien construida, a pesar de sus fuentes tan disímiles.
Una propuesta creativa, innovadora, emotiva, llena de sensaciones, perteneciente a un tiempo donde todavía se defendían ideales a través de la música.
Anacrusa es una construcción, a partir de los sonidos autóctonos latinoamericanos, muy distinguida, no apta para quienes no gustan de los cruces de géneros.
Una música poderosa, reivindicativa, empecinada, inclaudicable, transgresora.
Sí, apreciada, afortunadamente subversiva.****1/2

miércoles, 25 de marzo de 2020

Una plegaria por el mundo



La idea original era que esta etapa de Jazz en la Web se extendiera por los meses del verano.

Dado los acontecimientos de público conocimiento, el blog continuará.

Sólo espero que seamos capaces de superar estos tiempos difíciles.

Joshua Redman - Timeless Tales (for Changing Times)



Timeless Tales (for Changing Times) es un álbum del saxofonista Joshua Redman no tan bien recibido como otros, por ejemplo, Wish.
La razón es la usual: puristas y críticos de jazz conservadores rechazan un disco que incluya versiones de canciones populares, ajenas a la tradición, cuando ha sido dicho mil veces, el jazz creció a partir de la incorporación de géneros populares.
A pesar de que las mejores interpretaciones corresponden a los standards, en particular Joshua Redman se muestra más decidido, lanzado en Love for Sale, el problema con esta grabación es otro: Joshua y sus colegas, la crema de la camada surgida en los noventa, al menos entre los "young lions" de esos años (Brad Mehldau en piano, Larry Granadier en contrabajo y Brian Blade en batería), tocan muy bien, pero el resultado es un jazz plácido, simpático, gentil, cómodo, flaco, liviano.
Tomemos como ejemplo composiciones de jazz clásicas, interpretadas infinidad de veces en versiones tremendas: Summertime (la primera que se me ocurre es la muy energizante incluida en el segundo lado de My Favorite Things), o Yesterdays (pienso ahora en la interpretación de un saxofonista no perteneciente a una era dorada del género, Branford Marsalis, en el disco Random Abstract): lo que distingue la lectura de Joshua y las citadas, es la diferencia entre interpretaciones de correctas a buenas, a otras eximas.***1/2

Brad Mehldau - The Art of the Trio Volume 2: Live at The Village Vanguard



Brad Mehldau personificó al pianista de los noventa.
Junto al saxofonista Joshua Redman deben ser los jazzistas más reconocidos de su generación.
Resistió los persistentes, empecinados embates de la comparación con el emblemático Bill Evans.
En The Art of the Trio Volume 2: Live at The Village Vanguard, Brad Mehldau luce en la elaboración de sendos susurros compartidos, tal si fuesen pensamientos en voz alta, en los casi soliloquios con los que aborda las baladas Young and Foolish y Moon River (cuando uno lo observa tocar en vivo, se muestra inclinado sobre el piano, agazapado, los ojos cerrados, ensimismado, reconcentrado), directo, extrovertido, desinhibido en los tiempos rápidos It's All Right with Me, The Way You Look Tonight, Countdown, notable en Monk's Dream.
Su interpretación en el piano no es tan pulida como la de los mayores exponentes en su instrumento, hubiese sido una exigencia absurda en sus veintiséis al momento de esta grabación, pero se muestra aplomado, inspirado, entregando toda su destreza, sin guardar nada, sin motivo para sentirse en deuda sino, por el contrario, haciendo honor al aura mítica de uno de los clubes de jazz más célebres.****1/2

sábado, 21 de marzo de 2020

Sonny Criss - I'll Catch the Sun!



I'll Catch the Sun! es el último entre los magníficos álbumes grabados por el saxofonista alto Sonny Criss para el sello Prestige. 
Sonny Criss luce un tono luminoso, diáfano, y muestra una interpretación jovial, vital, gentil, optimista, mientras que la sección rítmica (Hampton Hawes en piano, Monty Budwig en contrabajo y Shelly Manne en batería) tiene enorme oficio. 
Incluye maravillosas versiones de dos standards (Don't Rain on My Parade y I Thought About You), dos blues (Blue Sunset y Cry Me a River) y dos temas pop de la época (California Screamin' y I'll Catch the Sun). 
Escuchar tocar a Sonny Criss I'll Catch the Sun es una bocanada de aire fresco.****1/2

Bill Evans Trio - At Shelly's Manne-Hole, Hollywood, California



At Shelly's Manne-Hole, Hollywood, California es una perfecta ocasión para degustar un Bill Evans calmo, sereno, reposado, en versiones de algunos standards standards (Round Midnight, una inusual Stella By Starlight, en donde el rol de solista es compartido por el incomparable pianista con el contrabajista Chuck Israels) y otros standards menos transitados (destaca la versión de Isn't It Romantic), apurando el paso en los clásicos Our Love Is Here To Stay y All The Things You Are, y en las menos reconocidas Swedish Pastry y Blues In "F".****

Yusef Lateef - Into Something



El principio de Into Something, álbum del multi-instrumentista Yusef Lateef, es con un blues de nombre Rasheed, con Lateef en oboe, un instrumento inusual en el contexto de una agrupación de jazz, junto a un cuarteto que completan Barry Harris en piano, Herman Wright en contrabajo y Elvin Jones en batería.
Luego, dos temas en el tenor, sin el pianista, la balada When You're Smiling y un original en tiempo rápido, Water Pistol.
Yusef Lateef, un intérprete subestimado, fue un auténtico pionero en incorporar los sones propios de Medio Oriente y Africa en el jazz, pero no hay mucho de eso en este álbum, a excepción de un ligero tinte de los sonidos de Medio Oriente en Rasheed, puesto que Into Something es el resultado de una sesión de estricto jazz.
Escuchen qué control, qué dominio del tono en el tenor en la balada You've Changed, otra vez con Harris sentado al piano, incluyendo un primoroso solo de Yusef sin acompañamiento. Sublime.
Sencillamente notable su técnica en la flauta en el standard standard I'll Remember April.
En el final, otras dos piezas de autoría de Lateef, en sendos sólidos desempeños en el tenor, Koko's Tune y P Bouk, en formato de trío y cuarteto, respectivamente.****1/2