jueves, 23 de febrero de 2012

El fin del mundo - El fin del mundo



El fin del mundo, editado por el sello BAU Records, presenta a jóvenes musicos reunidos en un atractivo formato: un trio de clarinete, violonchelo y batería. Es notable la diversidad de intereses musicales de sus integrantes que se traduce en composiciones improvisadas que son enriquecidas por arreglos que aprovechan la enorme potencialidad que tiene un instrumento como el chelo, tocado por Claudio Peña, en términos de construir texturas y armonías que suenan de un modo infrecuente en el contexto de una agrupación que interpreta música no escrita, a lo que se añade una sugerente labor percusiva a cargo del baterista Gabriel Spiller y una ejecución de aires vanguardísticos, a tono con la propuesta del grupo, por el clarinetista Gustavo Hunt. En el álbum convergen estilos como: free-jazz, avant-tango, noise (un tema recibe el nombre de Intonarumori (entonador de ruidos), una máquina de ruidos inventada por el pintor y compositor italiano Luigi Russolo, considerado un precursor del noise). La banda presta especial atención a los sonidos mismos, a la creación de climas empleando pocos componentes y evitando entregar al oyente referencias sencillas. Tal vez no todas las ideas musicales del trio llegan a concretarse, pero prevalece una saludable actitud exploratoria que integra jazz, clásica y popular. ***

martes, 21 de febrero de 2012

Alan Plachta Quinteto - Lúdico



Alan Plachta combina en Lúdico composiciones simples y reposadas, interpretadas junto a la sección rítmica que conforman Carlos Alvarez en contrabajo y Alejandro López en batería (Encuentro, No hay cuadro chico), o en dúo con el primero de ellos (El, solito), donde destaca el sonido cristalino, casi sin efectos de su guitarra; con otras un poco más complejas en las que presenta al quinteto a pleno y aprovecha el buen entendimiento que existe entre los saxofones solistas de Gustavo Musso y Damián Fogiel, ambos integrantes de Escalandrum (Gillotina, Musserías, Laberinto). Plachta logra dotar a su propuesta de un color local, convirtiendo a Lúdico en un muy buen aporte a un jazz argentino que continúa en la búsqueda de su propia identidad. ***1/2

viernes, 17 de febrero de 2012

Spinetta/Páez - La la la



El éxito de la asociación de dos solistas en un disco suele depender de que ambos sean del agrado del oyente. La la la, la reunión de Luis Alberto Spinetta y Fito Páez, puede resultar atractiva aún para quienes no tengan especial predilección por alguno de ellos, debido a que las canciones, escritas en soledad por cada uno, a las que se añade la magnífica versión de Grisel, el tango de Mariano Mores y José María Contursi, son lo suficientemente destacadas para no ser resistidas, incluyendo verdaderas gemas firmadas por Luis: Asilo en tu corazón (una de las más bonitas de su entero catálogo, conteniendo un simple y precioso arreglo de cuerdas del prestigioso Carlos Franzetti y la demoledora batería de Dani Wirtz), Todos estos años de gente y Cuando el arte ataque. ****

martes, 14 de febrero de 2012

Spinetta-Jade - Alma de diamante



Yo terminaba mi primer año del secundario en el Colegio Nacional cuando Spinetta-Jade presentaba el disco Los niños que escriben en el cielo. La voz de Spinetta en aquellos años era pura, etérea, luminosa, ideal para transmitir la poesía de sus canciones. Tanto el mencionado álbum como Alma de diamante son fabulosos y, aún así, no capturan el modo en que la agrupación sonaba en vivo. Recuerdo la intensidad del instrumental Amenabar, donde el pianista Diego Rapoport tocaba en el estribillo una línea de notas cristalinas de enorme belleza, o los vigorosos tambores de Pomo en la exuberante La diosa salvaje. En aquellos años en que yo comenzaba mi adolescencia, la música interpretada por Spinetta-Jade tenía el sentido de una afirmación, de una búsqueda sin temor de la propia singularidad sin esperar aprobación. *****

sábado, 11 de febrero de 2012

Spinetta - Exactas



Exactas, grabado en vivo en la Facultad de Ciencias Exactas en 1990, sorprende con una recreación de Amor de primavera, la clásica canción folk de Tanguito, uno de los pioneros del rock argentino, que en manos de la banda de Spinetta modelo noventa es convertida en una magnífica pieza de jazz-rock. ****

miércoles, 8 de febrero de 2012

Spinetta - Fuego gris



Fuego gris es la banda de sonido original de le película del mismo nombre dirigida por Pablo César, con la particularidad, según tengo entendido, que fue realizada a partir del álbum y no al revés, como es usual. Una interesante idea que aprovecha todo el poder de sugerencia contenido en la música y la poesía spinettiana [leer la aclaración del propio director en comentarios]. Luis se encarga de las voces y de la mayoría de los instrumentos, participando en algunas pistas sus acostumbrados colaboradores: Jota Morelli en batería, Machi en bajo y Claudio Cardone en teclados. Incluye, entre otras muestras de su fértil jardín interior: Verde bosque, Dedos de mimbre, Trampaluz y Caspa tropical. ***

Poco después de escribir esta reseña, me enteré de la tan triste noticia de la muerte de El Flaco.
Desde pequeño, la música de Luis Alberto Spinetta tuvo un notable impacto sobre mí. 

En sus discos y en sus conciertos supo crear un espacio donde estimular la creatividad, apartándose de la mediocridad.
Fue un artista singular que cultivó un inquebrantable compromiso con su arte.
Su voz será muy difícil de reemplazar.
Sólo resta conservar su legado.
Y que siga la melodía.

viernes, 3 de febrero de 2012

Compás de espera



Dar de baja el sitio de descargas Megaupload parece ser una medida que procura salvaguardar los intereses de las empresas discográficas y la gran industria cinematográfica ante la difusión de estrategias que implementaría el mencionado servicio de almacenamiento de archivos que modificarían las reglas conocidas de producción y comercialización de música y películas por internet, afectando significativamente el reparto de las ganancias. Los proyectos consistirían en: contratar con los artistas la venta de sus discos on-line eliminando la intermediación de los sellos o retribuir por las descargas gratuitas a quienes brindaran sus obras sin costo.
No está en discusión el derecho a la propiedad intelectual, pero lo que está ausente es un debate serio acerca del modo en que se debe proteger la propiedad de los autores en el marco de una nueva era en la transmisión de los productos culturales que no tenga por consecuencia limitar el acceso de los individuos a las manifestaciones de la creatividad humana y que incremente sustancialmente los beneficios que los creadores obtienen por la venta de sus frutos en detrimento de la actual situación de abuso a que se ven sometidos, a excepción de aquellos cuyo producto es masivamente demandado y se encuentran en una situación privilegiada para negociar.
Dado que Megaupload era, a mi entender, el más provechoso de los servidores de descarga directa, su clausura afectó enormemente este espacio, perdiéndose irremediablemente una parte muy importante del material compartido.
Si desean alguno de los discos incluidos en el blog, no duden en enviar un mensaje y a la brevedad estará disponible.