miércoles, 9 de septiembre de 2020

Julius Hemphill - Dogon A.D.



El jazz, al menos como aspiración, debe ser una forma de arte en constante cambio, idónea para expresar los acontecimientos de una época e imaginar los por venir. Un nombre que simbolizaría esta cualidad inherente al género es el del saxofonista Julius Hemphill que, a principios de los setentas en Saint Louis, formó parte de The Black Artist Group y creó su propio sello discográfico Mbari, donde fue publicado originalmente el mítico Dogon A. D.
Dogon A. D. comienza con el hipnótico Dogon A.D., donde Hemphill toca un prodigioso solo de saxo alto sobre un motivo reiterativo de Abdul Wadud en chelo; Rites es una improvisación libre plena de energía; The Painter, con Hemphill esta vez en flauta, tiene aires folk. La edición de 2011 añade The Hard Blues, una composición perteneciente a las mismas sesiones, e incluida en el vinilo original 'Coon Bid'ness (1975).
Una subestimada obra maestra.

El pulso inclemente, impiadoso de la batería de Phillip Wilson y, a renglon seguido, el severo, contundente ostinato (pura tensión) del lacerante chelo de Abdul Wadud; marco perfecto para un insano, feroz, salvaje solo de Julius Hemphill, previo a una también impactante, desbordante improvisación de Baikida E. J. Carroll en trompeta; anuncian a quién quiera oír, como un presagio, que no están dispuestos a entregarse, a dar un sólo paso atrás, que pase lo que pase y cueste lo que cueste, la decisión de resistir está tomada. Es Dogon A. D., uno de los temas más impresionantes en la íntegra historia del jazz.
Rites es torrencial, vertiginosa, convulsionada, visceral; la intensidad del fuego cruzado entre Hemphill y Baikida Carroll sólo está presente en las fragorosas contiendas entre Ornette y Don Cherry; Wadud y Wilson empujan y empujan; y el grupo se lleva todo por delante.
The Painter inicia con una introducción en solitario de Hemphill (otra vez formidable), en esta ocasión en flauta, para dar paso a Wadud tocando el chelo como si fuese una guitarra y, a continuación, la agrupación se dedica a elaborar una pieza singular, de aires pastoriles, pero nada bucólica, sosegada o pacífica (esta gente estaba decidida a no bajar la guardia jamás). Subsiste en esta composición una señal de alerta, un llamado de atención, presente a lo largo de toda la grabación.
Si algo faltara a esta edición de 2011 es la anexión de The Hard Blues, una pieza de 20' perteneciente a las mismas sesiones. Nadie más que Charles Mingus tocó un blues de una manera tan creativa, lúcida, fresca. El solo de Hemphill es asombroso, singular; Wadud aporta su segundo memorable, descomunal ostinato de la velada, derecho a la posteridad como la más soberbia ejecución en chelo en un álbum de jazz. Para completar semejante obra maestra, a los 15' Hamiett Bluiett agrega un terminante, concluyente, inexorable barítono (como la espada pendiendo sobre la cabeza del desafortunado Damocles en la conservadora anécdota moral griega), y todo definitivamente se transforma en una explosión de vigor, coraje, conciencia de raza y mentalidad progresista.
El cuarteto es una locomotora lanzada hacia adelante a toda marcha, sin frenos (nada podría detenerla). No hallarán otra interpretación, en terreno de la música creativa improvisada, más intransigente, intemperante, pero completamente dominada (se pueden imaginar la proeza que significa plasmar semejante virtuosa aparente contradicción).
La interpretación enfocada, precisa de Julius Hemphill, tanto en el saxofón como en la flauta, es potente, vibrante, punzante, llena de ricas aristas; es un guapo asestando certeras cuchilladas a su oponente en tiempos pasados de duelos; como un diestro pugilista tira golpes y más golpes, y todos llegan a destino.
El sonido de esta publicación, en términos del sonido de un disco compacto (no adhiero a aquellos que sostienen que es inferior en calidad al vinilo), es inmejorable: limpio, cristalino, pero sin perder cuerpo. densidad o color, cada instrumento se escucha nítido, ocupando un espacio propio en la mezcla.
Julius Hemphill parece decir que el tiempo apremia, está dispuesto a arrollarnos, a pasarnos por encima, hoy más que nunca.
¿Cuántas estrellas? Todas. Probablemente, mi grabación favorita de free jazz.*****

1.Dogon A.D.14:48
2.Rites 8:20
3.The Painter 14:56
4.The Hard Blues 20:10

Julius Hemphill: alto saxophone, flute
Abdul K. Wadud: cello
Baikida E. J. Carroll: trumpet
Phillip Wilson: drums
Hamiet Bluiett: baritone saxophone
(on "The Hard Blues")

All compositions by Julius Hemphill

Recorded at Archways Studio,
St Louis, Missouri
in February, 1972

Arista Freedom 1028 (2011)

8 comentarios:

soyo dijo...

FLAC/Cue/Log/M3U/Scans/367 MB
http://depositfiles.com/files/t3kewncq8
password: jazzparadescargar

Anónimo dijo...

Thanks for this fantastic album!! Unfortunately the file does not open as there is no time to give the PW. Could you please fix that? Many Thanks in advance!

soyo dijo...

Works for me.

But when you have any problem to unzip a file, try with 7-Zip.

Greetings.

Anónimo dijo...

Fine! With 7Zip it worked. Great album! Originally though "The Hard Blues" belongs to "Coon Bidness" I think. Thanks for sharing!

soyo dijo...

Yes, The Hard Blues is originally from 'Coon Bid'ness. It is mentioned in the review, in Spanish (sorry, I find it necessary to write in my language, and I am not convinced by the way I write in English).

dS dijo...

Such a great album.
thanks for the upgrade!!!

Anónimo dijo...

Your English is fine, but sure I understand you prefer to write in your native language. It makes sense that "Hard Blues" is on Dogon AD as it is from the same session (1972). The other tracks on Coon Bidness are from 1975. I think these are the best Julius Hemphill albums, but I also love Flat-Out Jump Suite from 1980 very very much.

dd dijo...

Thanks!