lunes, 17 de febrero de 2020

Branford Marsalis Quartet - Requiem



El saxofonista Branford Marsalis se ha caracterizado, en sus inicios, por emular a los grandes intérpretes de su instrumento y, a medida que ha madurado, combinó todo ese bagaje, esa plétora de influencias, conocimientos, estímulos, mezclando sabiamente los ingredientes, no sé si consiguiendo un sonido completamente distintivo, singular, pero entregando siempre una interpretación rica, cautivante, apasionada.
Branford Marsalis ama la música y en cada disco consigue transmitir ese sentimiento. Su oyente nunca será indiferente, inconmovible o pasivo.
Escuchando Requiem, publicado en 1999, no tengo la certeza de si suena original, y no es mi intención descubrir a quién se parece, más allá de decir que el espíritu de Coltrane sobrevuela la entera sesión (vgr., Elysium), o de mostrarse un poco impersonal en Trieste, donde en los introductorios sones orientales, reposados, zigzageantes, en el soprano, recuerda un poco a un saxofonista con el cual difícilmente, crítica especializada o audiencia, se atreva a comparar (se subestima su originalidad e influencia), Charles Lloyd, en particular en su interpretación en el tarogato. Lo cierto, es que nunca defrauda al escucha que persigue un jazz estimulante, vivificante.
El proselitismo activo de su hermano menor Wynton en favor de la tradición en el jazz excluyentemente, y el abrevar continuamente en las fuentes de los históricos saxofonistas que lo precedieron, no debe llevar a confusión: Branford es aventurado, atrevido, animado, enérgico, expresivo, sensible y delicado cuando es necesario, tiene sentido del humor, también se nutre de los sonidos de su tiempo (vgr., Bullworth) y sabe mirar hacia adelante. ¡Qué más se puede pedir a un artista!
Es de notar, después de transcurrir aproximadamente una década desde la edición en 1991 de The Beautyful Ones Are Not Yet Born, que el color (sepan disculpar si esta figura es un poco vaga, abstracta), del cuarteto de Marsalis de fin de siglo pasado, completado por Kenny Kirkland en piano, Eric Revis en contrabajo y Jeff "Tain" Watts en batería, es diferente de los discos grabados en su primera etapa solista.
Sorprende saber que la idea original de Marsalis era volver a grabar estas piezas luego de tocarlas en vivo durante dos meses, pero la inesperada desaparición de Kirkland cambió los planes, inclinándose por publicar lo que consideraba unas grabaciones preliminares, esas primeras tomas que, afortunadamente, dieron forma a este álbum. De hecho, Kirkland murió en noviembre y Branford, junto a su banda, regresaron al estudio en diciembre. ¿Con otro pianista?, ¡un disparate!.
La sesión registrada es fabulosa, en particular la virtual primera mitad. Bastante para destacar: Doctone es la oportunidad para Kirkland de evocar a McCoy Tynner, sosteniendo e impulsando a sus interlocutores en una pieza que se desarrolla cobrando intensidad y culminando en un furioso solo de Marsalis; Triestre, única composición que no pertenece al solista sino al distinguido baterista Paul Motian, funciona como un disparador para que el cuarteto transite por carriles diferentes a los acostumbrados, sacando provecho de la travesía a partir de su suficiencia, y arribando a un resultado menos encendido y más elegante; un similar refinamiento es el modo de emprender la melancólica balada A Thousand Autumns; Lykief, en cambio, es una explosión, un estallido, donde Kirkland hace un destrozo.
Requiem tiene el significado de una emotiva despedida a un pianista inolvidable.****

1.Doctone 6:07
2.Trieste 8:23
(Paul Motian)
3.A Thousand Autumns 10:38
4.Lykief 9:40
5.Bullworth 6:35
6.Elysium 9:35
7.Cassandra 8:48
8.16th St. Baptist Church 9:43

Branford Marsalis, Saxophones
Kenny Kirkland, Piano
Eric Revis, Bass
Jeff "Tain" Watts, Drums

Recorded August 17-20 and December 9-10, 1998
at The Music Hall Theater in Tarrytown, NY

Columbia CK 69655 (1999)

1 comentario:

soyo dijo...

FLAC/Cue/Log/M3U/Scans/411 MB
http://www.mediafire.com/file/il1dm5czkq5fycc/BMK.rar/file
password: jazzparadescargar

Escribe la contraseña, no copies y pegues,
o descomprime el archivo usando 7-Zip.

Type in the password, don't copy and paste,
or you can unzip the file with 7-Zip.